miércoles, 28 de marzo de 2007

AHORA VUELVO A SOÑAR

Yo sueño que estoy contigo,
y que mi vida se cubre
de ese manto tan divino
que arropa a los corazones
que la vida ha unido,
sin pensar en las razones
que tienen para quererse.
Te veo junto a mi pecho
en una alborada clara,
juntos, los dos en el lecho
como una diosa sagrada;
y tu desnudez contemplo,
pura, blanca, inmaculada,
la perfección del momento,
la dicha más deseada.
Feliz, gozoso y contento,
al empezar la mañana
con esa visión mundana
que mis ojos están viendo
alzo la vista hasta el cielo,
y al Dios Todopoderoso
que nos observa en silencio
ruego conserve mi gozo.
Yo, viviré por tu vida
de la noche a la mañana,
y haré, que un aura dorada
la acompañe todo el día,
y que una brisa encendida
por el amor que en ti emana
note, cuando estés dormida
y así vuelva tu alegría.
Yo tejeré con esmero
esa luz que te acompaña,
y con amor dirigiendo
el aire del universo
haré, que en tu interior entre
ese suave centelleo
que ponga paz en el seno
de tu corazón ardiente.
Mas... como todo es un sueño
que pronto se desvanece,
vuelvo a alzar mi mirada
a ese Dios Omnipotente
y le pido que, indulgente
tenga piedad de mi alma;
y me conceda el deseo
de seguir siendo durmiente.


1 comentario:

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Espero que alguna vez despiertes y encuentres a tu lado quien te haga soñar y vivir ese amor que tú mereces, besos pajarito, te quiero Ma.Jo